image slideshow
26.05.2015
14:15

Fundación Fungi Prepara en Katalapi a Profesionales para realizar Estudios Científicos y de Impacto Ambiental

Laboratorio durante el curso

24 Mayo 2015. Como una instancia de especialización científica, preparación para realizar Estudios de Impacto Ambiental (EIA), y de extensión a aficionados interesados en saber identificar hongos a buen nivel técnico, Fundación Fungi organizó un Curso de Taxonomía y Ecología de Hongos Políporos, el cual se realizó del 21-24 de mayo recién pasado en Parque Katalapi (Puerto Montt).  Los hongos políporos son aquellos comúnmente conocidos como “Orejas de Palo”. En vez de láminas, tienen pequeños espacios o poros, desde donde se producen sus esporas. Buena parte del sistema taxonómico para identificar los hongos políporos, se basa en estudiar las esporas bajo el microscopio. Por ello, el curso mezcló espacios de recolección en el campo, con mucha actividad práctica de laboratorio, haciendo delgados cortes a los hongos para observarlos en los microscopios.

 

EL Dr. Gerardo Robledo, micólogo argentino especializado en políporos y profesor del curso, dice: “Me llama la atención que en Chile además de científicos, ha habido bastante interés en tomar el curso por parte de gente común y corriente interesada en saber más. Así, he tenido que adecuar el lenguaje del curso para no especialistas, incluyendo aficionados. Ha sido lindo trabajar con gente tan motivada.”  Los especialistas en hongos –denominados micólogos- son muy pocos en Chile, y hasta el momento su campo laboral ha sido principalmente la academia universitaria. Sin embargo, desde diciembre 2013, en Chile la Ley 19.300 sobre Bases Generales del Medio Ambiente obliga a incluir al Reino Fungi en los estudios de impacto ambiental (EIA).  Los cambios a la Ley implican que empresas que quieran impactar un ecosistema terrestre, deberán contratar especialistas en identificar hongos con el fin de completar sus EIA. Hoy se abre un gran campo laboral con empresas mineras e hidroeléctricas,  entre otras. Una proporción importante de los asistentes al curso fueron biólogos que trabajan en consultoras realizando EIA, o estudiantes de biología.

 

En el curso se identificaron muestras no descritas para la ciencia, y en Parque Katalapi se colectaron especies no descritas para Chile. Una lista de las especies descritas durante el curso estará prontamente disponible en las páginas web de Parque Katalapi y Fundación Fungi.

 

Giuliana Furci, Directora Ejecutiva de Fundación Fungi, dice que el apoyo de un área bajo protección privada como Parque Katalapi, que se ubica en una zona de transición entre bosque valdiviano y bosque austral, con infraestructura óptima para sus fines, demuestra que la colaboración entre ONGs e iniciativas de conservación privadas son determinantes para que los chilenos conozcan su patrimonio biológico.

  •  
  • 0 Comentarios
  •  

Tus comentarios

Avisame si responden mi mensaje

volver