image slideshow

Hans Lambers y su Destacada Investigación en Raíces Proteoídeas

Hans Lambers en Katalapi

El Dr. Lambers, será uno de los principales relatores del Curso Internacional que se inicia el 11 de enero en Katalapi

 

Siendo un joven científico holandés, mientras hacía un post-doc en Perth (Australia), Hans Lambers se enamoró de dos cosas que encontró en ese país: de su actual señora Marion, y de las raíces proteoídeas. "Me pareció fascinante cuando me di cuenta que en la mayoría del mundo las plantas, al estar en suelos pobres de poco fósforo, desarollan relaciones simbióticas con hongos; sin embargo, en Australia no lo hacían. Los suelos eran pobres, no tenían relaciones simbióticas con hongos, pero sí desarrollaban "cluster roots" - en castellano "raíces proteoídeas" o acúmulos de raicillas.

 

Nuestras investigaciones después establecieron que las proteáceas (en Chile: notro, Fuinque, avellano, radal) liberan mucho ácido málico o cítrico, los cuales disuelven el fosfato en la tierra, permitiendo a las plantas acceder a él. Es una estrategia muy cara para la planta, de hecho, es una estrategia más cara para la planta que la asociación con hongos micorrícicos, pero es una estrategia superior, pues esos ácidos orgánicos reemplazan al fosfato en la tierra, tranformándolo en una solución que las plantas son capaces de absorber.

 

Hans Lambers (Universidad de Western Australia) vino a Chile por primera vez en el 2011, vez en que participó como profesor invitado en el Curso de Ecofisiología Forestal y Coloquio de Ecofisiología Vegetal de ese año en Parque Katalapi. En sus momentos libres, recorrió el bosque circundante con una pala y una bolsa, y encontró algo realmente sorprendente, que lo motivó a volver y a co-organizar el actual curso de Ecofisiología de Raíces.

 

"Las raíces proteoídeas en Chile parecen hacer exactamente lo mismo que en Australia, en cuanto a liberar ácidos y permitir la absorción del fosfato" dice el Dr. Lambers, "Sin embargo descubrí que hay una diferencia fundamental: en Australia las raíces suelen ser superficiales, en cambio, en Katalapi los perfiles mostraban racimos de raíces a un metro o hasta un metro y medio de profundidad! Me puse a pensar, y me di cuenta que había una explicación lógica: esto tiene mucho sentido porque en Katalapi hay suelos orgánicos con mucho fosfato, pero a pH bajo y mucho aluminio. Por esta razón, las plantas no pueden obtener el fosfato, excepto cuando desarrollan raíces proteoideas. Con ellas pueden solubilizar el fosfato más abajo y lo pueden utilizar ellas mismas. Por lo que yo he visto, estas plantas no removilizan mucho fosfato antes de botar sus hojas”. Por lo tanto, al botar sus hojas dejan mucho fosfato disponible para otras plantas, mejorando la productividad del ecosistema".

 

"El año pasado cuando estuve aquí en Katalapi, tuve la oportunidad de desarrollar estas ideas, pero además de conocer a otros investigadores del calibre internacional como Ulo Ninnimetz (Estonia) y Nacho García- Plazaola (España), y de compartir en un ambiente distentido con otros investigadores fantásticos que ya conocía, como Jaume Flexas (España). Para los científicos el mundo es pequeño, y trabajamos mucho por correo electrónico y por teléfono, pero cuando conversas con las personas cara a cara, se produce una riqueza de intercambio, discusión y posibilidades de cooperación que es realmente impagable. Eso me encanta de los cursos y coloquios en Katalapi".

 

Hans Lambers  regresa a Katalapi para participar nuevamente en el Curso Internacional Root Ecophysiology entre el 11-20 de enero de 2012 y para dar la conferencia de clausura del VII Coloquio Internacional de Ecofisiología Vegetal que se desarrolará en Katalapi, del 21 al 23 de enero de 2012.

  •  
  • 1 Comentarios
  •  
Marina Stecconi
16.10.2012
08:32
Proteaces

mirá que interesante!

Tus comentarios

Avisame si responden mi mensaje

volver